mensaje  

 

INSTITUTO BIBLICO MISION DE LA IGLESIA DEL SEÑOR

 
line decor
   VOLVER A PAGINA DE INICIO
line decor
 


 


 EGRESADOS IBIMIS


 
 
Misión de la Iglesia del Señor

.

HISTORIA DE LA MISIÓN DE LA IGLESIA DEL SEÑOR

 

CAPITULO PRIMERO

 

EL LLAMADO

 

 

La historia de la Iglesia del Señor comienza con la persona de su fundador, hermano

Carlos del Campo.

Nacido en Linares, entre 1870 y 1880, primo del General Carlos Ibáñez del Campo, quien fuera Presidente de la Republica en dos ocasiones, casado con Rosario Ríos. Es todo lo que sabemos de este var6n usado por Dios para levantar la Iglesia del Señor.

La historia comienza cuando el hermano Del Campo, que a principios del siglo XX, se encontraba en la ciudad de Punta Arenas por motivos de trabajo, ya que el se dedicaba a la construcción, escucha una voz que le dice: "Carlos, levántate y vuelve a Santiago porque te necesito para que levantes la Iglesia de mi nombre".

Transcurría el ano 1903, Don Carlos vivía en ese entonces una situación familiar bastante complicada y luego de una fuerte discusión con su esposa, sale de su casa tal vez para calmar su alterado estado de ánimo, cuando escucha una misteriosa voz. Mira alrededor y al no ver a nadie tuvo temor. Vuelve a su hogar y luego de pedirle disculpas a su esposa por el altercado que había tenido con ella, le cuenta la experiencia vivida. Ella como no entendía las cosas espirituales no supo que decide, entonces el hermano Carlos se acordó de un buen hombre evangélico de nombre Juan, que se ganaba la vida reparando calzados, el que tenia su taller cerca de su hogar, y acude a el para contarle lo que le había sucedido, quien al escuchar el relato comprendió lo que Dios quería con Don Carlos y le regala una Biblia, le instruye como orar y le insta para que lea el Santo Libro.

Algunos meses después de haber oído la misteriosa voz, mientras leía la Biblia, vuelve a oír nuevamente la voz "Carlos te he mandado que te vayas a Santiago a levantar mi Iglesia" y otra vez el temor se apodero de él, pero ahora entendió que era el Espíritu Santo que le hablaba, pero tampoco obedeció, hasta que un día enfermo gravemente y la voz se hizo oír por tercera vez.

 

Don Carlos persuadido por la Palabra exclamó:  ¡Señor! ¿Cómo voy a Santiago? ¡Estoy enfermo y aquí tengo mi casa! ¿A quién se la vendo?

 

Días después llego a su casa una persona preguntando si sabía de alguna casa que estuviera en venta, porque había sido trasladado de Santiago a Punta Arenas y necesitaba urgente comprar una casa.

 

Fue así como Dios preparo la venida de Don Carlos del Campo a Santiago, según el relato del Pastor Marcos Gutiérrez en su “Epopeya Heroica de la Iglesia del Señor” en la que además afirma que el hermano Carlos se vino a Santiago en 1904, confirmando estos hechos los hermanos Justo y Ernesto Uribe.

 

Lo concreto que puede saberse es que Don Carlos del Campo, estaba en Punta Arenas en el año 1903 y que en el año 1905 ya estaba en Santiago militando en la Iglesia Evangélica.

 

Según concreto que puede saberse es que Don Carlos del Campo, estaba en Punta Arenas en el año 1903 y que en el año 1905 ya estaba en Santiago militando en la Iglesia Evangélica.

 

Según testimonios de familiares mas directos del hermano Del Campo, llego a vivir a una propiedad ubicada en la calle García Reyes, no muy lejos de la Primera Iglesia Metodista Episcopal.  Es muy probable que el hermano Carlos tuviera algún contacto con la Iglesia, si tomamos en cuenta la inquietud espiritual que le provocaría este llamado audible de Punta Arenas, y el hecho que esta Iglesia fuera una de las pocas que existía por aquellos años en la capital.

el fenómeno. Se puede decir que la iglesia estaba más abierta que la metodista en relación a los avivamientos. Hay testimonios de que en esos años había una búsqueda de espiritualidad y de un avivamiento en las iglesias del Sur. Después de su revolucionaria visita a las iglesias metodistas de Santiago, Elena Laidlaw por consejo de Mr. Hoover, inicio una gira por el Sur visitando diversas iglesias" gira que ayudo a coordinar el pastor Tulio (Rojas o Moran) y fueron a las iglesias aliancistas del Sur quienes mas receptivas se mostraron en relación a la visita de la hermana Elena, incluyendo a algunos de sus misioneros. El testimonio mas evidente de todo esto es una carta del misionero H.L. Weiss, pastor de la Alianza en Valdivia, enviada a Tulio Rojas, redactor del "Chile Evangélico'" y que transcribió textualmente por su revelador contenido. "Hace mas de dos años que estamos orando por un bautismo sobre todo Chile. La carga de nuestra oración era: Señor quebranta nuestros corazones y salva a /os pecadores.   El Espíritu de Dios, durante dos años estuvo gimiendo en nosotros y estábamos en dolores de parto. Cuando oímos del movimiento en Valparaíso nos regocijamos y nos pusimos a orar Por el1os: que el Señor bendijera a los hermanos en esa, pero al mismo tiempo advirtiendo que no queríamos recibir las bendiciones vía Valparaíso, sino directamente del trono.

 

Cuando leíamos en el Heraldo y el Cristiano, como ellos despreciaban las cosas que el Señor estaba haciendo y vituperaban desde sus columnas a una que hacía poco había sido una gran pecadora, pero ahora salvada por la gran misericordia y la sangre del Cordero, tuvimos el gran deseo de imponernos de cerca para poder juzgar el espíritu que estaba obrando de una manera maravillosa y extraña.

 

Dios mando a dos humildes hermanas desde Valparaíso, para que nos comunicasen y fuésemos también recipientes de las grandes bendiciones que los hermanos en Valparaíso y  Santiago estaban gozando. Desde el principio el Señor obro de una manera potente y desde luego se reconciliaban y se perdonaban los unos a los otros de una manera que jamás podremos olvidar. Hasta los pastores se humillaron hasta el polvo de la tierra.  Los pastores son los primeros que resisten al Espíritu Santo y los últimos que se humillan al polvo de la tierra. Entre el llanto y lloro de los pecadores, las glorias y aleluyas de los hermanos y las alabanzas de los que estaban recibiendo el bautismo del Espíritu Santo, existía una armonía maravillosa, así, pues era todo del Espíritu, no importaba si nos tenían por locos.

 

Las almas se purificaban, los pecadores se convirtieron, algunos enfermos sanaron y todos glorificaban a Dios. El amor de Dios fue derramado en nuestros corazones y lo que éramos ayer ya no lo somos hoy. Todas 1as cosas son nuevas; no tenemos ninguna confianza en la carne y consideramos a estas dos hermanas vasos de barro a quien Dios dio un don especial para humillar a los grandes sabios. Ellas tienen que corregir y confesar sus fallas como cualquiera de nosotros, para todos era una humillación ver comos las hermanas Natalia de Valparaíso estaba intercediendo por nosotros, los pastores extranjeros. Gracias a Dios, en el futuro mediante la gracia de El, sabremos mejor como presentar nuestro vaso al Señor en santificación y pureza. Se ha manifestado ya en nosotros el espíritu de suplica y de intercesión y deseamos ver a los pies del bendito Jesús nuestro querido Chile. Bien podremos comprender y también sabemos que hay mucha necesidad de vigilar y probar los espíritus, porque no todo espíritu es de Dios. Deseando las ricas bendiciones de nuestro Padre para todas las iglesias de Chile, me suscribo vuestro hermano en la Fe de Jesús. HL. Weiss. Pastor de Valdivia"

 

Todo esto hace difícil entender la salida del hermano Carlos del Campo de la Alianza, pues no hay detalle de la separación. Quizás los demás lideres de la Alianza no eran favorables a este movimiento; quizá el hermano Carlos del Campo renuncio voluntariamente a esta denominación, siendo seguido por una veintena de miembros de la Iglesia.

 

            Los historiadores de la iglesia del Señor afirman esto último. El grupo de separados decidió constituirse como una congregación independiente en diciembre de 1911. El Pastor Ernesto Uribe asegura que fue el 11 de diciembre de ese año.  Se refirió  que años mas tarde, cuando se organice la Iglesia en Santiago, el fue enviado por el pastor Del Campo a Río Bueno.

           

Lamentablemente no se tuvo acceso a los registros de esta Iglesia para comprobar este dato, sin embargo se investigo en el Museo Metodista y el Pastor Daza, Director del Museo, encontró un par de hojas de un antiguo registro de membresía que pertenecía a la Segunda Iglesia Metodista Episcopal, donde aparecen como miembros de esta Iglesia en el año 1905, el hermano Carlos del Campo y su esposa Rosario Ríos.

 

CAPITULO SEGUNDO

 

EL FUNDADOR Y LA IGLESIA METODISTA

 

Dada la importancia que tendría esta Iglesia en relación al hermano Carlos del Campo y la formación de la Iglesia Pentecostal en general, haremos un pequeño resumen sobre su origen.

La Segunda Iglesia Metodista, comenzó en el año 1903 por iniciativa del pastor Cecilio Venegas en la Primera Iglesia Metodista y asesorado por el Misionero La Fetra.

Se iniciaron los primeros cultos en la calle San Diego Nº1216, aprovechando el hecho que algunas familias de la Primera Iglesia se trasladaran a vivir al Sur de Avenida Matta, lugar que era conocido como el Llano de Subercaesaux, y luego como Población Montiel, lo que comprendía un vasto sector.

El Local de Cultos funcionó en varios lugares dentro del mismo sector.  Su primer predicador fue el laico Enrique Valenzuela y para el año 1904 eran asesorados por el Misionero G.C. Ports y como ayudante el hermano Víctor Pavez.

En la Conferencia de febrero de 1905, se acuerda convertir este Local en una Segunda Iglesia Metodista Episcopal.  Esta iniciativa surgió del hecho que mas familias de la Iglesia estaban comprando en la Población Montiel, por lo que se dice que estos hermanos fueron los fundadores de esta población.  La conferencia de 1905 da el primer paso nombrando un Pastor de apellido Valenzuela para esta nueva Iglesia, pero este pastor estaba en Iquique y n pudo venirse a Santiago.  En este año se elige la Primera Junta de Oficiales de la cual formó parte el hermano Carlos del Campo.

En la Conferencia de febrero de 1906, se concreta definitivamente como la Segunda Iglesia, nombrando al Pastor Rev. W.T. Robinson y apartando a cuarenta miembros de la Primera iglesia que Vivian al sur de la Alameda.  El Pastor Robinson fue secundado por el hermano Víctor Pavez que más tarde sería uno de los dirigentes principales del Movimiento Pentecostal.

La Segunda Iglesia Metodista no tuvo Local definitivo hasta 1922, cuando se adquiere la propiedad que ocupa hasta hoy en Sargento Aldea con Arturo Prat.

Todo indica que el hermano Del Campo, llego a Santiago en 1904 a una propiedad ubicada en la calle García Reyes cerca de la Primera iglesia Metodista.  Al parecer, en el año 1905 compra un sitio en al Población Montiel trasladándose a vivir allá.  En ese mismo año, pasa a formar parte de la naciente Segunda Iglesia que se reunía en la calle San Diego.

Al poco tiempo, se inicia el Culto en su casa asesorado por el misionero Ports dependiendo de la Segunda Iglesia.  Esta obra de la segunda Iglesia, sufrió bastante persecución y hostigamiento por parte del sector católico, especialmente de Local en la casa de hermano Del Campo.  Así la capilla que se construyo mas tarde, siendo objeto de ataques a mano armada y de disparos arteros.   Hay memorias que cuentan hechos asombrosos acaecidos en difíciles años para la predicación protestante, pero la Obra prevaleció y se consolido.

En el año 1905 se habría donado un terreno en la Población Montiel para levantar una capilla, la que al parecer se construyó por el año 1907, quedando en al calle Carnot 877, al lado del hogar del hermano Carlos del Campo, Construcción que existe todavía como residencia particular.

 

 

CAPITULO TERCERO

 

CONSECUENCIAS DEL AVIVAMIENTO DE 1909

 

Con el avivamiento Pentecostal que se desata en la Iglesia Metodista de Valparaíso, llega a Santiago una dama llamada Elena Laidlaw, que en la Iglesia porteña era tenida por profetiza, quien visito a las Iglesias de la Capital causando gran revuelo.

El 12 de septiembre de 1909 se producen incidentes que serán decisivos para la formación de la Iglesia del Señor, porque más tarde al visitar la hermana Elena el Local de la calle Carnot, en Montiel durante el servicio de las 15:30 horas, que era dirigido por el Pastor Robinsón, esta dama quiso que se le diera una oportunidad para hablar.  Conocedor de sus mensajes de tipo profético, el Reverendo Robinsón  le negó tal petición, ante lo cual ella insistió siendo apoyada por varios miembros que tenían simpatía con ella.  Finalmente decidieron salir al patio para oírla, pero luego regresaron al servicio.  Esto causo un incidente en que el Pastor Robinsón se hirió en la cabeza y se revoluciono la congregación.  Ante esto, la hermana Elena con todos los que la querían oír salio del templo hacia la casa del hermano Carlos del Campo que estaba contigua, donde continuaron con la reunión.  Allí presidió el hermano Víctor Pavez, quien se perfilaba como líder del nuevo movimiento.

También se debe mencionar que un revuelo algo menor se había producido ese día en la mañana en el servicio de la Segunda Iglesia Metodista, que al parecer se había mudado a un local en Nataniel esquina de Colchagua, cuando la hermana Elena quiso hablar, siendo impedida por los ministros oficiantes.  Mas tarde en el servicio de la Primera Iglesia a las 19:30 horas, donde también intento hablar Elena, a petición del Reverendo Rice, intervino la Policía y ella fue llevada a la Comisaría por interrumpir el servicio, siendo acompañada por muchos de sus simpatizantes.

Luego de los incidentes de ese día y dado a que la hermana Elena tenía adeptos en las dos iglesias, estos, estos en calidad de disidentes, tuvieron reuniones con ella durante dos semanas en la casa del hermano Del Campo en Carnot 863. donde distintas personas recibieron manifestaciones espirituales diversas.  Por consejo de Hoover muchos de estos hermanos pidieron ser admitidos en sus iglesias, no siendo aceptados.

Así estos disidentes se separaron definitivamente de la Iglesia Metodista y pasaron a formar la Iglesia Pentecostal original.  Entre ellos estaba el hermano Carlos del Campo.  Las primeras reuniones en 1909 las hicieron en casa del hermano Del Campo.  Luego de trasladarse este al Sur, siguieron reuniéndose en un patio empedrado al aire libre, en Nataniel 1336, cedido por alguien y presididos por el hermano Víctor Pavez.

En 1912 arrendaron un local en calle Maule 1070, al llegar a San Diego.  En 1914 se trasladaron a Galvez 1531 y en octubre de 1919 se consagró definitivamente el Templo en la calle Sargento Aldea 982, esquina de Arturo Prast su residencia definitiva.

Luego del cisma que se produjo en la Iglesia Pentecostal original en el año 1932, donde salio el Pastor Hoover con muchos lideres y miembros para formar la iglesia Evangélica Pentecostal, este templo paso a poder de esta ultima Iglesia, hasta hoy.  Respecto a la vida y actividad del hermano Del Campo, tanto dentro de la Iglesia como en el seno del nuevo movimiento pentecostal, no hay mayor información.

Luego de salir de la Iglesia Metodista a raíz de los sucesos de septiembre de 1909, el hermano Del Campo siguió reuniéndose con la congregación pentecostal, de la cual era parte.  En los registros originales que se hicieron en esta congregación y que aún se conservan en la iglesia Evangélica Pentecostal de Sargenteo Aldea, aparecen como miembro el hermano Carlos del Campo y su esposa Rosario Ríos, registro que data de comienzos de 1910.

 

 

CAPITULO CUARTO

RIO BUENO

¿LA PRIMERA IGLESIA DEL SEÑOR?

 

 

Al parecer el hermano Carlos del Campo se fue al sur a mediados de ese mismo año, tomando contacto con la iglesia Alianza Cristiana y Misionera, llegando hasta hacerse cargo de una Iglesia en al cuidad de Río Bueno, donde se produciría un quiebre al año siguiente.

Según testimonio de la hermana Hilda Rudolph, quien fuera testigo ocular, al hermano Carlos se le puso como condición para hacerse cargo de esta congregación, que tenía que bautizarse por inmersión y al parecer así lo hizo en la cuidad de Valdivia en 1910, poco tiempo después, ya estuviera trabajando en esta denominación en Río Bueno.

Los aliancistas estaban en ese lugar desde principios del siglo XX.  El misionero W. Diener, refiere que trabajo mucho en la Unión y Río Bueno y que en 1902, al volver de uno de sus viajes, se encontró con un verdadero avivamiento local, y que en ausencia del Pastor, dirigía las reuniones el laico Enrique Hott, pero se reunión en los hogares.

En Río Bueno los obreros Dawson y Weis, comenzaron con cultos Evangelísticos en la casa de la Sra. Luisa Faulbaum.  El templo se inauguro solo hasta el año 1910, en la calle Comercio.  El historiador aliancista W. Diener, en su obra “Medio Siglo de Testimonio para Cristo” dice:  en este mismo año (1910) también ingreso a la obra el hermano Carlos del Campo (textual), de Santiago y fue puesto a cargo de la Obra de Río Bueno, ingresando al pastorado en esa denominación.  En el apéndice de su obra el historiador Diener, en la lisa de Misioneros, Pastores y Obreros, figura del hermano Carlos del Campo entre los años 1910 y 1911.  No ha sido posible averiguar otros antecedentes, pero lo que se sabe con certeza es que a mediado del año 1911 estaba dirigiendo una Iglesia de la Alianza y Misionera en Río Bueno como Pastor.

El pastor Bernardo Cisterna quien fuera más tarde el sucesor del Pastor Del Campo en la presidencia de la Iglesia del Señor, al escribir sus memorias dice que el pastor del Campo le dijo que había sido ungido pastor en la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera.  Según testimonios de personas vinculadas a la congregación d esa época dicen:  “Al poco tiempo que el pastor Del Campo asumiera la dirección de la Iglesia, comenzaron a haber manifestaciones pentecostales en los cultos” lo cual no sería de extrañar, considerando que el pastor Del Campo venia profundamente influido del Espíritu Pentecostal y de seguro que esto se manifestó dentro de la congregación y esto también habría sido el motivo de la separación del pastor del Campo de esta denominación, porque a fines de 1911 más exactamente en el mes de Diciembre, aparece formando la Iglesia del Señor en la misma cuidad de Río Bueno.  Algunos historiadores piensan que hasta ese día las manifestaciones se siguieron produciendo y que esto hizo pensar al pastor lo que el Señor le había dicho en Punta Arenas, lo que de seguro se vio reflejado en sus predicas y énfasis pastorales, hallando eco en hermanos de la iglesia.  Además , como referimos, por el testimonio del misionero Diener, se ve que la iglesia había experimentado  un periodo de avivamiento en 1902.  No hay antecedentes de los pasos que dio la iglesia aliancista para tratar investigar un dato de los Libros de actas y que allí comprobó que la fecha de constitución de la Iglesia era el 11 de diciembre de 1911.

Como una reliquia histórica existe hasta hoy la vieja casona de a calle Comercio esquina Beauchef en Río Bueno, propiedad del hermano Federico Rudolph Mohr, donde se comenzaron a realizar los primeros cultos de esa naciente Iglesia.  Además se conservan los nombres de más de una veintena de hermanos que forman la primera Iglesia del Señor en Río Bueno y en Chile, ellos son:  Federico Rudolph (primer anciano gobernante de la iglesia cuando regreso a Santiago el pastor Del Campo), María Brant, Matilde de Oyarzún, Antonia de Laichle, Paulina Rudolph, Elisa Brandt, Dorotea Hott, María Elisa de Leimpach, Abdón Oyarzún, Esteban Andrade, Juan Laichle y Rosario bachean.  Todos ellos constituirían la Primera Iglesia del Señor, en general en nuestro país.

Como el pastor Del Campo regresó a la capital, se desentendió de esa Iglesia y empezó a proyectar su ministerio en el Norte más específicamente en Santiago, supuestamente estuvo gran parte del año 1912 en el Sur del país.  Se piensa que dentro de este mismo año habría visitado algunos otros pueblos, ya que después en uno de sus viajes misioneros lo encontramos tomando contacto con hermanos de Río Bueno, Lago Ranco, Lautaro, Gorbea y formando Obras.

 

CAPITULO QUINTO

 

LA FUNDACIÓN DE LA OBRA EN SANTIAGO

EL GLORIOSO PENTECOSTES

 

No se sabe exactamente en que fecha el Pastor vuelve a Santiago, pero en Octubre de 1913 lo encontramos nuevamente viviendo en su casa de la calle Carnot 863.  Fue la memorable noche del día 26 de Octubre de 1913, el Pastor Carlos dirigía el culto, la iglesia estaba llena de almas, el Pastor tuvo la inspiración de leer en el libro de los Hechos de los Apóstoles Capitulo 20, verso 28 y el Espíritu Santo se derramo, primero en los niños, después en forma general y casi toda la congregación profetizaba “Iglesia del Señor será llamada” y el Espíritu Santo le habló al pastor recordándole el mandamiento de Punta Arenas, que formara la iglesia de su nombre, basándose en el Mensaje leído.  Al día siguiente se presentó ante el Superintendente de la Iglesia Pentecostal, explicando lo que había acontecido en el culto de la noche anterior y pidiendo que se dejara en libertad para cumplir el mandamiento que tenia del Espíritu Santo para levantar la Iglesia del Señor.  El Superintendente que era conocedor de lo que el Señor le había hablado al Pastor Del Campo en Punta Arenas, ya que habían empezado juntos este movimiento pentecostal, se resistió en un principio, pero terminó aceptando la renuncia del Pastor y dejándolo en libertad de acción.  Esa fue la verdadera razón por la cual el Pastor Del Campo se separó de la congregación  “Pentecostal” que se reunía en calle Maule bajo el liderazgo del Pastor Víctor Pavez.

Cabe señalar  que el movimiento Pentecostal de 1909 a 1913, nacieron tres Congregaciones (Iglesias) y ellas son:  La Metodista Pentecostal y su primer pastor fue Manuel Umaña, Iglesia Evangélica Pentecostal lideradas por los pastores Hoover y Víctor Pavez y la Iglesia del Señor siendo su primer pastor Carlos Del Campo.

Por manifestación espiritual, el pastor Carlos Del Campo llamó a doce varones de buen testimonio para formar un ministerio local y así se organizo esta nueva Congregación bajo el nombre “Iglesia del Señor”, constituyendo un Cuerpo Directivo de doce apóstoles, al frente de los cuales por supuesto, quedó el pastor Carlos Del Campo.  Los nombres de estos apóstoles son:  Carlos Moran (mas tarde fue pastor), Guillermo Villanueva, Alberto Flores, Rosalindo Urbina, Tulio Moran, Gregorio Uribe, Manuel Labra, Manuel Piñeira, Severino Villaseca, Luis Abdón González, Antonio Picardo y Moisés Valenzuela.  Además fueron nombrados algunos Diaconos y estos son:  Ramón Retamales, Enrique Sinsay, Alejandro Sáez, Juan García, Martín Venegas, Ricardo Buendía y Antonio Medina, total 7 Diáconos.

La Congregación en Santiago continuo por algunos años en la casa del Pastor Del Campo, posteriormente el hermano Ernesto Uribe, compró la capilla Metodista de calle Carnot # 877 que ya estaba cerrada, mudándose la congregación a este local para seguir sus servicios.

 

CAPITULO SEXTO

PERSONALIDADES IMPORTANES

DE LA IGLESIA DEL SEÑOR

 

Entre los dirigentes elegidos por esta iglesia, conviene destacar algunos nombres que ya tenían trayectoria en las iglesias de esa década y que siendo de diferente formación eclesial y teológica, ahora asociados iban a dar forma a un movimiento evangélico muy particular, distinto al pentecostal y a las iglesias tradicionales de ese entonces.

En primer lugar esta el fundador, pastor Del Campo, que comenzó siendo metodista para luego ser influido por un avivamiento pentecostal, luego esta su trabajo en la Alianza Cristiana y Misionera donde fue ungido pastor y también dejo su huella en esta Misión.  Evidencia de estas tres orientaciones se encuentran en las distintas ramas de la Iglesia del Señor hasta hoy.

Otra personalidad importante e interesante es el hermano Carlos Morán que había sido destacado laico metodista, exhortador y Guía de Clase en el movimiento pentecostal, según lo describen quienes lo conocieron personalmente.  Era un gran cantante y poeta cristiano, además de compositor.  Los himnos que se cantaban en al Iglesia del Señor procedían de su inspiración.

Una personalidad que era de gran influencia en la Iglesia del Señor es el Reverendo Tulio Morán o Rojas (por cambio de apellido), ministro ordenado de la Iglesia Presbiteriana de Concepción, a quien el escritor Justo Uribe describe como “un gran intelectual” de esmerada educación que dominaba cuatro idiomas.

Dice Arturo Oyarzún en su obra citada “de entre estos” (alumnos al pastorado) sobresalieron los hermanos Morán (Tulio y Alberto) por su personalidad y energía para la obra.  Alberto Morán fue el primer pastor Chileno (presbiteriano) instalado en Valparaíso… Tulio fue orador de primera clase, escritor, poeta y conocedor del idioma inglés, siendo un traductor muy acertado.  Fue el primero que tuvo cultos al aire libre por lo cual debió sufrir muchas persecuciones.  También agrega este autor, que el pastor Tulio Morán esta entre los estudiantes que se prepararon para el ministerio en 1884, bajo la tutoría del Rev. J.M. Allis en Santiago.  Por la misma fecha en que comenzaba el avivamiento entre los metodistas de Valparaíso y Santiago, se iniciaba uno similar en la Iglesia Presbiteriana en Concepción.  El pastor Tulio Moran empieza a editar una revista titulada “El Chile Evangélico” en la cual publica las noticias del avivamiento metodista, ya que el pastor Morán tenía buenos contactos con los metodistas desde hacía años.  Un poco más tarde el pastor Tulio renuncia a la Iglesia Presbiteriana y se une al Movimiento Pentecostal de Santiago, encontrándose presente en la elección de los doce apóstoles de la Iglesia del Señor en Santiago en 1913, a cuyo nuevo movimiento se unió como un de “los doce”.  En aquella asamblea fue él quien recordó a los presentes que el nombre “Iglesia del Señor” era el único nombre dado en las Escrituras a la Iglesia refiriéndose a Hechos 20:28, dado que los presentes sugerían nombres diversos para el nuevo movimiento.  También es de destacar que los “apóstoles” José Luis Villanueva, Moisés Valenzuela y Ramón Retamales de Santiago, aparecen formando parte del liderazgo de la Segunda Iglesia Pentecostal en 1910.  Hacemos referencias a éstas personalidades ya que cada una de ellas con su particular formación eclesial, teológica y espiritual, más las circunstancias del movimiento Pentecostal como trasfondo, confluirán para dar un peculiar carácter a la Iglesia del Señor, haciéndola notoriamente distinta a la naciente iglesia Pentecostal.

En cuanto al nombre dado, cuenta el hermano Ernesto Uribe, quien conoció al Pastor Del Campo en 1913, que éste le envío, según lo referido antes, a Río Bueno a indagar en las actas, referente al nombre exacto que se había dado a la Iglesia en su fundación, confirmándose que el título original fue “Iglesia del Señor”.

Otro dato de interés que testimonia el yerno del fundador, es que el pastor Carlos nunca se consideró como Presidente u Obispo de la Iglesia, sino como uno de los Apóstoles que ahora estaba al frente, pero su liderazgo en esta naciente Iglesia es claro y reconocido desde el principio.  Por algunos años la obra continuó sus cultos en esta capilla comprada a los metodistas hasta que en el año 1918, se traslado a un nuevo local adquirido en la calle Leal # 477, en la Población La Legua.  La Obra en Santiago continuó y en el año 1920 o 1921, se levantó una nueva iglesia en la calle Chiloé # 2933.  Esta iglesia bajo la administración del pastor Ernesto Uribe y José Olegario Apablaza y en 1961, este templo pasó a integrar la Corporación Iglesia del Señor al producirse una división en el seno de la Iglesia del Señor.

 

CAPITULO SEPTIMO

CONSOLIDACIÓN Y EXPANSIÓN

 

En realidad la etapa que va entre 1913 y 1933, presenta un gran vacío de la cual se haya poca información.  Hay varios sucesos extraordinarios que habrían acaecidos al Pastor Del Campo y muchos episodios milagrosos.  En especial abundan ellos en el Libro del Pastor Marcos Gutiérrez, como también provienen de testimonios de tercera y cuarta mano, lo cual se hace difícil de verificar.  Pasare que en este periodo la Obra de Santiago creció rápidamente pues se afirma que para fines de los años veinte, la Iglesia de Santiago contaba con varios puntos de predicación en algunos barrios de la capital.  La tónica dominante y su dinámica eran el Espíritu Pentecostal expresado en manifestaciones visibles, mayormente en los cultos que daban a los creyentes la seguridad de que Dios estaba con ellos.  Había lugares de reuniones en el sector de Estación Central, en la Población La Legua calle Leal 477, iglesia que permanece hasta el día de hoy, siendo la más antigua perteneciente a la Misión, estaba también la iglesia ubicada en calle Chiloé.

Hay testimonios del crecimiento espiritual de esta obra.  Una de las ancianas fieles, la hermana Mercedes Jara, cuenta que los enfermos eran traídos en camillas y salían caminando por su propios medios, los ciegos recobraban la vista porque sus ojos eran abiertos, paralíticos y tullidos eran sanos.  Obras maravillosas, que Dios hacia en los enfermos y a los pobres se les predicaba el evangelio de poder.  Pero en medio de tanta bendición, Satanás desencadeno una terrible persecución en contra de los hermanos, porque predicar el evangelio en esos años en la comuna de San Miguel, era obra de titanes.  El cura de la parroquia de aquel tiempo, Miguel León Prado, era el ídolo de la comuna.

       En ese tiempo no existía el Cuerpo de Carabineros y las calles eran vigiladas por policías rurales o municipales, el comandante era nombrado por el señor cura y a él se le obedecía.  La hermana Mercedes lloraba cuando se acordaba de las persecuciones que era victima.  Las casas en su mayoría eran de propiedad del cura o de gente católica y a los evangélicos se les negaba el agua, por lo tanto, tenían que salir a la Gran Avenida a buscar el vital elemento caminando unas 6 o 7 cuadras a un pilón que había allí.  Los vigilantes municipales les volcaban los baldes y tenían que volver a veces llorando a llenarlos nuevamente.  El comandante de aquellos vigilantes había ordenado a sus subalternos eliminar al Pastor Del Campo, incluso en un tabique de madera en el respaldo del pulpito, quedo como testimonio las huellas de impactos de balas disparadas por esos vigilantes en contra del Pastor, pero Dios le libro de todo eso.

Hay otras anécdotas contada por el propio pastor Carlos Del Campo:  Un día se unió el cura León Prado con el dueño de una Viña que era muy Católico y que tenia una bodega de vino en el Llano Subercaseaux.  Este señor busco unos treinta hombres, los encerró en su bodega, les dio vino hasta que se emborracharan con la intención de que fueran a asaltar la Iglesia del Señor y golpear a todos los fieles allí reunidos, pero cuando llego el momento de cumplir su cometido, Dios cambio el corazón de aquellos hombres borrachos e inconscientes y fue así como se dividieron en dos bandos.  Unos a favor de los evangélicos y otros en contra, trabándose en una brutal batalla campal, varios de ellos quedaron tirados en el suelo heridos y otros se fueron a sus casas.  Otro testimonio relataba el pastor Carlos:  Dos bandoleros contratados para eliminarlo, lo esperaron varias veces en la noche, cuando él venía de regreso de un local que tenía en el barrio Estación, desde donde se le hacía tarde y regresaba cerca de la media noche, pasaba por el lado de ellos y no lo reconocían, librando así Dios a su siervo.  Este testimonio lo dio a conocer más tarde un zapatero vecino del pastor, cuando se convirtió al evangelio.

 

Profecía sobre la Primera Guerra Mundial.

 

            En 1914, la Primera Guerra Mundial estaba en todo su apogeo, los ejércitos Alemanes estaban a las puertas de París, la derrota Francesa parecía inevitable.  En ese tiempo, un día, al tomar un tranvía imperial el Pastor Del Campo tuvo un visión espiritual:  Vio un jinete que con lanza en ristre corría vertiginosamente y al llegar a una esquina desapareció.  El pastor al llegar a su casa oro a Dios, pidió le interpretara la visión y el Espíritu Santo le respondió “Ese militar que corre vertiginosamente es Alemania, sus ejércitos están en Vesoul a las puertas de Paris, parece que Francia será derrotada más no será así.  Alemania será aniquilada porque así lo he decretado yo, dice Jehová de los Ejércitos.  ¡Escríbelo y ponlo en una pizarra en la puerta de la iglesia!”.  Así lo hizo el pastor Carlos Del Campo, la pizarra fue puesta en la puerta de la iglesia y los que la leían movían su cabeza en torno de burla diciendo “ahora creemos que el Pastor se esta volviendo loco, como se le puede ocurrir que Alemania será derrotada, cuando sus ejércitos están a las puertas de Paris y Francia será de un momento a otro vencida”.  El caso es que Alemania fue derrotada, porque Dios así lo había decretado.

 

El pastor Del Campo herido en la Legua

 

            Habían transcurrido algunos años desde la fundación de la Iglesia.  La persecución continuaba contra los evangélicos, el popular cura don Miguelito había sido nombrado Obispo y fue reemplazado por un cura de apellido Cotapos y era tenaz enemigo de los evangélicos.  Según los comentarios, un hacendado viñatero y el cura Cotapos se pusieron de acuerdo y buscaron un “roto panudo” trabajador de su viña para eliminar al “canuto mayor”.  Fue así que una noche viniendo el pastor del Campo y algunos hermanos de la predicación al aire libre, fue atacado en forma alevosa y cobarde por el maleante en referencia, quien le enterró un estoque e el abdomen huyendo rápidamente del lugar, siendo perseguido por algunos hermanos que le dieron alcance en la misma cuadra de la calle Leal, de la población La Legua.  Después fue entregado el autor del hecho a la justicia, de donde lo sacaron un tiempo después los poderosos que lo mandaron.  Esta vez, el Pastor herido llegó hasta la iglesia de La Legua, donde a pesar de derramar sangre, se colocó detrás del púlpito y abrió la reunión, después se fue a su casa donde se le examinó la herida.  El arma homicida no había dañado órganos vitales.  Una vez más Dios libró a su siervo de las manos del enemigo.

 

Viaje Misionero al Sur de Chile.

 

            El Pastor Carlos Del Campo, obedeciendo el mandamiento dado por el Señor Jesucristo en San Marcos capítulo 16 versículo 15, viajó al Sur de Chile llegando hasta Río Bueno, donde conoció a los hermanos José Dolores Brito, Tristán Marchant y al hermano Manuel Rivera.  Estos varones fueron fieles al Señor y estuvieron dispuestos a asumir responsabilidades al frente de las obras que empezaron a fundarse.  Ellos conocieron al Señor en esta Misión y en ella terminaron su labor.  El hermano José Dolores Brito trabajó en la Zona de Río Bueno y más tarde fue pastor de la iglesia de Lago Ranco.

            El hermano Tristán Marchant llegó al pastorado en la cuidad de Lautaro, después fue trasladado a la cuidad de Los Ángeles, donde partió a la presencia del Señor.  Por su parte el hermano Manuel Rivera, llegó al pastorado en Gorbea, un pueblo de la Novena Región.  En sus memorias el pastor Bernardo Cisterna dice que el fue bautizado por este pastor en el año 1922 en la localidad de Los Laureles en el ramal de Freire a Cunco.  Estos siervos colaboraron con el pastor Del Campo y más tarde lo hicieron con el pastor Cisterna.

No se sabe si en este viaje misionero tomó contacto con la iglesia que había fundado antes en Río Bueno porque los nombres que aquí aparecen, da la impresión que fue un trabajo totalmente nuevo o simplemente no alcanzo a llegar hasta Río Bueno, ya que los lugares aquí descritos son otros.  Este dato no fue posible comprobarlo, según los historiadores de la Iglesia del Señor dicen que el pastor Carlos Del Campo realizó varias giras al Sur y a veces lo hacia sólo al lugar donde solicitaban su presencia.  El pastor Cisterna dice que cuando habían bautismos lo mandaban a llamar y él los hacia, también acudía para levantar nuevas Obras.

En otro de los viajes misioneros llego a Pitrufquen, donde encontró un hermano descendiente Alemán, de nombre Fernando Geisse, dueño de un fundo. Este entrego un local en Pitrufquen Alto para que se predicara el Evangelio.  Con este hermano Geisse trabajaba un hermano en el Señor llamado  Francisco Fajardo, a quien el hermano Geisse recomendó para que fuera pastor de la Obra.  El hermano Fajardo era muy estudioso de la Sagarada Biblia y mas tarde el pastor Carlos Del Campo lo nombro Vice-Presidente de la Misión, con el fin de que atendiera las Obras del Sur que ya eran varias, La Unión, Valdivia, Paillaco, Reumen, Pitrufquén, Gorbea, Río Bueno y Temuco.

Por su parte, la Iglesia del Sur se extendia y para 1925, aparte de Río Bueno, contaba con iglesias en Pitrufquen, Huishuisco, Tringlo y Chahuilco.  No se sabe a ciencia cierta a partir de cuando el Pastor del Campo se radicó definitivamente en Santiago, pero se sabe que en este período atendió mayormente la Obra desde Santiago.  También dentro de este lapso se fundo una iglesia en Temuco.  Muy cercanamente al Pastor Del Campo colaborada en la atención de las iglesias desde Pitrufquen al Sur, el hermano Francisco Gajardo, quien parece ya era pastor pasado el año 1920.  Respecto a la atención de las obras den el sur, parece que al pastor Gajardo se le dio como trabajo supervisar las iglesias desde Pitrufquen al Sur, en su calidad de Vicepresidente.  También dentro de este periodo en consideración, cabe destacar la realización de la primera conferencia general administrativa de la Iglesia, la que se realizó en Río Bueno en el año 1919.  Esta fue la primera Reunión Amplia de la Iglesias que existían en ese entonces  y su objetivo fue unificar criterios en cuanto a doctrina, administración y extensión de la Obra, pero este tipo de encuentro solo se siguió efectuando regularmente a partir de 1933,  constituyéndose en un importante factor de unificación expansión de la Obra, de hecho la Conferencia es el mayor acontecimiento dentro de las Iglesias del Señor hasta el día de hoy.

 

 

 CAPITULO OCTAVO

SISTEMA DE GOBIERNO

 

En sus comienzos la Iglesia del Señor tuvo un sistema sencillo sistema de gobierno.  El fundador en su calidad de Pastor, gobernaba el par de iglesias existentes como lo haría cualquier pastor actual.  El pastor Del Campo no adopto al principio el titulo de “Presidente” u “Obispo”, como era común en las nacientes Iglesias Pentecostales, pese a su formación episcopal no estableció forma de gobierno, marcadamente jerarquizada.  Esto se deja ver cuando al organizar la Iglesia en Santiago nombra a los doce apóstoles, pasando a considerarse el como uno de ellos que por misericordia presidía.   Posteriormente a medida que la Iglesia crecía se hizo costumbre llamarle “el presidente”, tampoco hay constancia que el grupo de “los doce apóstoles” tuviera jerarquía alguna sobre las iglesias más allá de Santiago.

La primera forma de gobierno eclesiástico mas amplia que perduraría casi por medio siglo en la Iglesia del Señor, fue un sistema que podríamos llamar de tipo “presbiteriano”.  En cada Iglesia organizada había ancianos que velaban por la grey y esto era de vital importancia dada a la carencia de pastores.  Por varios años el hermano Del Campo fue el único que recorrió las iglesias en el sur, hasta que mas tarde allí por los años 1916 – 1917, aparecen los predicadores Francisco Gajardo y Eudoxio Montesinos, quienes le colaboran ampliamente en la atención de las iglesias sureñas.

   Al frente de los ancianos de la iglesia estaba el “predicador”, anciano que presidía en una iglesia donde no había pastor residente, su investidura era mucho mayor de la que hoy tiene un Encargado de Obra o Guía.  Los ancianos de las iglesias ubicadas en el área geográfica común, se reunían con regularidad en una especie de “Presbisterio” para tratar diversos asuntos relativos al avance de la Obra, lo que se denominaban Junta de Ancianos.  Al principio cuando las iglesias eran pocas el pastor Del Campo y más tarde el pastor Gajardo,  presidían estas sesiones las que no tenían un marcado carácter administrativo como una sesión actual, sino mas bien eran encuentros fraternales, donde se informaba al presidente sobre la marcha de las iglesias, se discutían problemas de tipo domestico, se proyectaban planes de abrir nuevas obras, a veces mucho mas allá de su área geográfica común y se tomaban resoluciones que para esas iglesias tenían carácter final.  En estas sesiones abundaban los consejos y amonestaciones del presidente y los ancianos contaban experiencias y hasta sueños (revelaciones).  No se sabe con certeza a partir de cuando comenzaron a realizarse estas juntas, es probable que halla sido desde al año 1916.

Como se indico antes, en la primera iglesia organizada en Río Bueno había un anciano, quien quedó a cargo de la iglesia cuando el Pastor Del Campo se fue a Santiago.  El documento más antiguo que tenemos sobre el particular, es un escrito del año 1919, donde se registra una reunión en la Iglesia de Tringlo (Lago Ranco), figurando varios ancianos, lo que al parecer ya era algo muy establecido a esa altura.  Cuando se organizo la primera iglesia en Santiago, se nombró “apóstoles”, sin embargo no hay evidencia de que estos apóstoles tuvieran actuación importante en las iglesias del Sur de Santiago, donde los únicos ministerios que se nombran son los de Pastor, Predicador, Anciano, Diacono y Diaconisa.  Algunas Juntas de Ancianos en ausencia del Presidente, eran presididas por el Vice – Presidente o incluso por algún pastor del sector.  No hay evidencia que en este periodo (1913 – 1933) haya habido una Junta de Ancianos que fuera representativa de todas las iglesias de esta denominación.

Con el correr de los años la Junta de Ancianos daría paso, ya en la Iglesia del Señor, a la formación de la Junta de Pastores, Ancianos, Diáconos y Delegados de cada iglesia.  Como se indicó antes, la primera Conferencia de la Iglesia del Señor, se efectuó en Río Bueno en el año 1919, no se logró hallar documentos que revelaran los temas tratados en esa oportunidad, como tampoco se encontró información que permita afirmar si se realizaron nuevas conferencias entre 1919 y 1933, tampoco hay antecedentes de si en esta conferencia se eligió un directorio general.  Por los datos hallados sobre este periodo, se sabe que para el año 1928, el hermano Francisco Fajardo ya era pastor en Pitrufquén y Vice – Presidente de la Iglesia del Señor.

También en este periodo, cabe destacar una importante preocupación misionera en proyectar la Obra de la Iglesia del Señor, quizá el rápido avance de las iglesias pentecostales era un incentivo al respecto, entre las Obras del extremo Sur, estaba la floreciente de “Tringlo” (Lago Ranco), donde ya estaba de predicador el hermano Valentín Vejar.  También para 1929 ya había Obra en Ilihue dirigida por el Predicador Adolfo Avila.  Para 1932 la Obra se consolida en “Huishuisco”, liderada por el pastor Eudoxio Montesinos y secundado por el Anciano hermano Jaime Tejeda.  En este período además es de destacar la preocupación en salvaguardar a la naciente Iglesia del daño que pudieran causarle los falsos profetas.  Abundaban las exhortaciones da Pastores y Ancianos a velar por la doctrina y la disciplina en la Iglesia, mientras desde la localidad de Los Laureles, un lugar que queda en el ramal de Freire a Cunco, el Señor Jesucristo llamó al hermano Bernardo Cisterna Carrasco, quien había conocido al Señor en la Estación Ferroviaria de Los Laureles, fue bautizado en el año 1922 por el pastor Manuel Rivera.  En el año 1927 se traslado a Temuco y como en esa ciudad no había Iglesia del Señor, busco donde congregarse, pero el Señor le coloco en el corazón del hermano Bernardo levantar un culto de predicación y fue así como lo hizo, levantando una Casa de Oración en la Población Dreves de Temuco y cuando se ganaron las primeras almas, mandó a llamar al Pastor Presidente Carlos del Campo para que las bautizara y también dejara a una persona a cargo de ese local.  El Pastor Del Campo se traslado a Temuco, hizo los bautismos que correspondían y lo dejó a él a cargo de esa naciente iglesia.

Fue así como el pastor Bernardo Cisterna se involucró en la Misión ayudando arduamente en la Obra en la Zona Sur, destacándose en forma espacial en la parte misionera.  Fue ungido Pastor en el año 1928 en al cuidad de Temuco.

 

 

CAPITULO NOVENO

EL EPILOGO DE UN PIONERO

 

La preocupación de extender la obra del Norte, como así mismo el hecho de vivir en Santiago, hacía que el Pastor Del Campo se distanciara de la Obra en el Sur, también estaba la colaboración del Pastor Vice-Presidente que vivia en Pitrufquen al que le era más facil trasladarse al Sur, de manera que su pensamiento, era dedicarlo más tiempo a la Obra en Santiago.  Pero el siempre estaba haciendo sus giras hacia el sur, hasta que se produjo un desafortunado incidente que rompería la relación entre el Presidente y el Vice-Presidente, que hasta ese momento estaba ya deteriorada, por algunas actitudes de desacato a la autoridad demostrada por el pastor Fajardo y que sería factor determinante en la posterior división de la Iglesia del Señor.  En sus viajes al Sur, era frecuente que el Pastor Del Campo se hospedara en el hogar del hermano Fernando Geisse, quien era Anciano de la Iglesia de Pitrufquen y es en ese hogar precisamente donde se produciría el lamentable incidente.  Los que conocieron personalmente al pastor Carlos Del Campo, dicen que era un hombre recto, enérgico y celoso en lo que se respecta a la santidad, el buen testimonio, la lealtad y el compromiso con la Obra del Señor, cuando el Espíritu Santo le ordena  exhortar o reprender a alguien, siempre lo hacía con toda autoridad.  A los hermanos Fajardo y Geisse los reprendió en varias ocasiones por algunas acciones anómalas que estos cometían, los que lejos de humillarse y pedir perdón, dejaron entrar en ellos un espíritu de rebelión en contra de su Pastor Presidente, pero como no tenían motivos de peso para apartarse, fraguaron un Plan  para ensuciar el prestigio y buen nombre del pastor Del Campo que ya había enviudado.  Fue así que en uno de sus últimos viajes al Sur, se llevaría a cabo la traición.  Instruyeron a una hermana joven que trabaja en la casa del hermano Geisse, para que se levantara en la reunión y acusara al Pastor de hacerle proposiciones amorosas y efectivamente así lo hicieron.  Esta fue la conyuntura que aprovecharon los hermanos Francisco Fajardo, Fernando Geisse y algunos otros que les siguieron, para separarse definitivamente del lado del Pastor Del Campo.  Estos elementos se fueron, pero comenzaron a trabajar en las iglesias que estaban en Río Bueno y sus alrededores, lo cierto es que este hecho afecto notoriamente al pastor Del Campo y su disposición con la Obra del Sur cambio notablemente, según testimonio de sus familiares.  Aproximadamente para el año 1930 vuelve a Santiago profundamente agobiado por la calumnia, par ano regresar más al sur.  Pone en venta su propiedad de calle Carnot 863 y compra un campo llamado “La Pina” en Tanguao, cerca de Talca donde pensaba descansar  recuperarse de una dolencia que hacía tiempo le aquejaba (algunos dicen que esta era por la estocada recibida en la población La Legua en Santiago), al poco tiempo de estar en ese lugar y al agudizarse su enfermedad, debe regresar a Santiago a casa de su yerno que vivía en Carnot.

Con la incisión hecha por Satanás dividiendo la Misión en el Sur, solamente quedó Gorbea, Temuco, una Obra en Pitrufquén y Lago Ranco, donde era Pastor el hermano José Dolores Brito, más las iglesias de Santiago, Población La Legua, otra en calle Chiloé y varias Obras nuevas en formación en otros pueblos de Sur.

Pasaron los años y la Misión Iglesia del Señor paso un periodo difícil del año 1930 a 1932, pero como la obra es de Dios y lo que es de Dios permanece, siguió extendiéndose.  Transcurría el año 1930 y el Pastor Presidente nombró al pastor Bernardo Cisterna Carrasco como Vice-Presidente de la Misión, en reemplazo de Francisco Fajardo en el mes de Abril.  Asumió esta responsabilidad el Pastor Del Campo con bastantes años de edad, enfermo y agobiado como Moisés luchando con un pueblo rebelde y duro como era la congregación de Santiago.  Dejó la iglesia a cargo del hermano Rosalindo Urbina, este hermano tampoco fue leal al pastor Carlos y fue un hombre infiel con la responsabilidad que se le entregaba.  Después de haber regresado de Tanguao a la casa de su yerno, no se recuperó más y desde ese lugar donde fundo la Iglesia del Señor, fue llevado a su ultima morada aquí en la tierra.

 

Su partida de este mundo.

            El Pastor Presidente Carlos Del Campo, debió hasta el ultimo momento de su existencia la copa de la amargura, pues estando en su lecho muy enfermo, recibió del Pastor Fajardo una carta que le causo mucho dolor, pero siguiendo el ejemplo del Maestro de Galilea los perdonó a todos antes de entregar su espíritu a Dios.  Su gran preocupación era quien se haría cargo de la Obra en Santiago.  Un día su yerno, el hermano Ernesto Uribe, le dijo:  “Pastor en el nombre del Señor esta tranquilo, yo me haré cargo de la Obra” ¡Gloría a Dios! Fue el grito de júbilo del moribundo Pastor Presidente, ahora puedo morir en paz porque la Obra queda en buenas.  La congregación permaneció en vigilias y continuas oraciones.  En esos días llego un matrimonio desde Lago Ranco, la hermana había recibido del Espíritu Santo venir a Santiago y comunicar al pastor Del Campo que era tiempo que arreglara todo porque le restaba tres meses de vida y Espíritu Santo, usando a la misma hermana le dio mandamiento que el Pastor Vicepresidente Bernardo Cisterna Carrasco sería el sucesor como Presidente de la Misión y Jefe Máximo de esta Iglesia del Señor en Chile.

 

El día 10 de Mayo de 1933 a las 16:00 horas.

            Paso a la presencia del altísimo nuestro Pastor Presidente Carlos Del Campo, después de haber orado junto al pastor Marcos Gutiérrez y entonar ese himno titulado “La Senda Ancha Dejara”.  Cantando alabanzas al Señor de los señores entrego su espíritu a Dios, de quien era  y a quien sirvió, descansando de su trabajo y partía a un mundo mejor donde no hay llanto, ni dolor, ni rencor, ni agravio, donde todo es luz, gozo y paz por los siglos de los siglos.  Fue sepultado en el Cementerio General en el “Patio de los Disidentes”.

            Su yerno y su hija la señora Sara del Campo de Uribe, colocaron una lapida de blanco mármol con la siguiente inscripción: Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus Santos.  Salmos 116:15.  (El de octubre de 2005, las Iglesias de la Misión del Señor de Santiago, encabezadas por el Obispo Héctor Luna Contreras, realizaron una Romería a la Tumba del Pastor Carlos del Campo, como homenaje al fundador).

            El Pastor Marcos Gutiérrez, el día 10 de mayo de 1954, a 21 años del fallecimiento del pastor Carlos del Campo, puso el siguiente aviso en el Diario Las Noticias Gráficas, en la Pagina Evangélicas facilitada por el Director de ese Diario Sr. Luis Montero Pozo.

 

“CARLOS DEL CAMPO”

            El día 10 de mayo de 1933 a las 16:00 horas, entrego su espíritu al Señor el Pastor Carlos del Campo (Q.E.P.D.), después de 30 años de fecunda labor espiritual al servicio del Dios Altísimo, “Bien aventurados de aquí en adelante los muertos, que mueren en el Señor.  Si, dice el Espíritu porque ellos descansan de sus trabajos, mas sus obras con ellos siguen” (Apoc. 14:13).  La obra de este siervo de Dios sigue adelante, cumpliéndose la promesa que nos hace la palabra de Dios, este obrero que hace más de medio silo fue llamado por el Señor a levantar la Iglesia de su nombre, cuya obra no ha quedado detenida en el tiempo, y los primeros obreros que acompañaron al pastor Carlos del Campo, y juntos afrontaron todas las vicisitudes, grandes persecuciones y sufrimientos, unos tras otros han acudido al llamado del Altísimo y cuando el ángel toque la final trompeta junto con los millares que duermen el apacible sueño de los justos y muchos de aquellos misioneros entre ellos José Dolores Brito de Lago Ranco, que junto al Fundador de nuestra Misión Iglesia del Señor, recorrieron campos, caminos tortuosos y solitarios, atravesando montañas en medio de rigurosos inviernos por llevar a esos apartados rincones del Sur de Chile el Mensaje de las Buenas Nuevas del Evangelio.  Al cumplirse 56 años de su llamado a la presencia de Dios de este santo varón, me es un deber cumplir el mandamiento de Jesucristo, que ordenó a sus discípulos de todos los tiempos hacer memoria de aquellos que en su peregrinar por el mundo, han realizado buenas obras y se haga memoria de ellos donde quiera que se predique el evangelio (San Marcos 14:09).  Todos a la verdad dormiremos, y todos seremos transformados en un momento en un abrir y cerrar de ojos a la final trompeta, porque será tocada la trompeta y los muertos serán levantados sin corrupción y nosotros transformados, porque esto corruptible será vestido de incorrupción y esto mortal será vestido de inmortalidad, entonces se efectuara la palabra escrita:  Sorbida es la muerte con la victoria ¿Dónde esta, oh muerte tu aguijón? ¿Dónde sepulcro tu victoria? (1º Corintios 15:51 – 55).

            Por esta gloriosa esperanza luchó y sufrió el Apóstol Pablo y al final de su carrera expresó “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe, por lo demás me espera la corona de la Justicia, la cual me dará el Señor Juez Justo y no solo a mí, sino a todos los que aman su venida.

            Por esta bendita esperanza han luchado los millones de cristianos, a través de los siglos, y por ella seguiremos y seguiremos luchando todos los evangelistas hasta que el Señor Jesucristo nos llame a su presencia.  Cuando he  visto el Campo Santo al entrar por el ancho pórtico, he leído unas inspirada y poética inspiración que dice:  Aquí el valle de lagrimas concluye, la sombra que lo envuelve se disipa, más allá esta la luz, la luz eterna, nuestra sed de alcanzarla es infinita.  En la tumba del siervo de Dios, en el Cementerio de los Disidentes se lee: Estimada es a Jehová la muerte de sus santos.

 

 

CAPITULO DECIMO

FIELES COLABORADORES DEL FUNDADOR

 

 

JOSE DOLORES BRITO.  Fue Guía de Obra en la primera iglesia Zona Sur, Río Bueno, mas tarde fue pastor de la Iglesia de Lago Ranco, cuarenta años sirvió en la Obra del Señor Jesucristo, al termino de su carrera Cristiana dejo un lindo testimonio de su vida, completamente entregado al servicio de Dios, tenia el Don de Continencia Imitado al Apóstol Pablo.  Nunca se escucho mal testimonio de él.  Murió soltero, duerme en los brazos del Señor, esperando la primera resurrección para reinar con Cristo por toda la eternidad.

MANUEL RIVERA.  Otro varón de Dios experimentado en los sufrimientos y penurias que tuvieron que padecer cuando empezaban a fundarse las iglesias de la Misión en diferentes pueblos.  Muchas veces los sorprendió la noche con lluvias torrenciales y tuvieron que amanecer debajo de un árbol para capear la lluvia.  Fue Pastor en Gorbea en 1930.

TRISTAN MARCHANT.  Siervo de Dios que acompaño y sufrió junto a los de arriba nombrados.  Activó como pastor en Gorbea, Lautaro y por ultimo en al cuidad de Los Ángeles, donde el Señor lo llamo a su presencia.  Poco antes de partir de ese mundo, bautizo a un hermano que se lo solicito.

DOMINGO OCAMPO.  En la conferencia de Los Ángeles 1957, tenía 80 años de edad, fue unos de los fundadores de nuestra Misión, acompañó al Presidente Bernardo Cisterna en sus viajes misioneros.  53 años los dedicó a la Obra del Evangelio.  Fue Pastor Misionero y falleció en 1959.

JUSTO URIBE.  Activo al lado del pastor Del Campo, hijo del fundador y fiel colaborador Gregorio Uribe.  El hermano Justo Uribe es el autor del Himno Oficial de nuestra Misión “Eres la Iglesia de la Libertad” y escribió otros mas.

 

 

CAPITULO DECIMO PRIMERO

EL CISMA DEL AÑO 1933

 

 

Al cabo de un par de semanas de la partida del Pastor del Campo, la noticia ya se conocía en la mayoría de las iglesias.  La inquietud cundió y la Iglesia del Señor era un gran signo de interrogación, especialmente para las iglesias del norte más dependientes de su liderazgo.  A poco más de un mes de la partida del Presidente, el pastor Fajardo convocaba a una Conferencia Extraordinaria para deliberar sobre la Misión en el Sur.  Esta conferencia se llevó a cabo el 17 de junio de 1933 en Río Bueno, a solo 40 días del fallecimiento del Pastor Carlos del Campo.  A esta convocatoria solo respondieron las iglesias de Río Bueno, Huishuisco, Lago Ranco, una iglesia de Pitrufquén, la de Reumén representada por el hermano Juan Segundo Hidalgo como delegado.

Estuvieron presentes en esta conferencia los pastores Francisco Gajardo, Eudocio Montesinos, el Predicador Valetín Vejar, los hermanos Irenio y Erich Rudolhp, en total cinco iglesias representadas más un delegado enviado por el pastor Cisterna, el hermano Eulogio Sánchez.

El punto central de la conferencia era la partida del Pastor Presidente del Campo y elegir al sucesor, por lo cual el pastor Fajardo se proclama como el nuevo presidente, ya que no había ninguno más presente, ocultando en parte lo que había ocurrido en Pitrufquén donde el tomó la determinación de marginarse de la Misión y separarse del Pastor Carlos del Campo, el cual había nombrado al pastor Bernardo Cisterna como nuevo Vice-Presidente en su reemplazo. 

Según testigos, a la conferencia llego una carta de las iglesias de Santiago, Temuco y de la iglesia de Pitrufquén y al parecer de algunos otros locales que se estaban levantando en el norte y en los alrededores de Temuco, comunicándoles que se efectuaría una Conferencia en el mismo año en la cuidad de Pitrufquén y además pedían explicaciones sobre el motivo de la conferencia que se estaba realizando, ya que no fueron citadas todas las iglesias de la Misión y el por que de la tan apresurada convocatoria.

La iglesia de Reumén solo se hizo presente en calidad de observador y al final no asumió ningún compromiso con esta administración, más tarde se supo que el pastor Juan Torres lideraba un grupo de congregaciones de la zona, es muy probable que este pastor aspirara al liderazgo de la Iglesia del Señor, se le mandó a ofrecer la Vice-Presidencia territorial de Antilhue al sur, pero su respuesta fue negativa.  Al poco tiempo este pastor formó con el grupo  que lideraba la “Iglesia del Señor La Cual Gano Por Su Sangre”.  Se fueron con el pastor Juan Torres, los pastores Laurin de Valdivia y Juan Bettini de Río Bueno, además de una iglesia de Paillaco.  Entre otros acuerdos adoptados en esta conferencia, fue el de negociar la anexión del pastor Cisterna y las iglesias que lideraba, ofreciéndole la Vice-Presidencia de Antilhue al norte.  Esta moción no tuvo eco en el sector del pastor Cisterna.  A mediados de ese año tal como se había anunciado y después de haber guardado duelo por la partida del Presidente por un tiempo razonable de seis meses, el pastor Cisterna envía una circular a todas las iglesias convocándolas a una Conferencia General para el día 8 de diciembre de 1933, en al cuidad de Pitrufquén, la que sería la Primera Conferencia Oficial de la Misión.  A esta Conferencia asistieron más iglesias que a la anterior, incluso asistió el pastor Francisco Gajardo pidiendo apoyo para su gestión como presidente proclamado por las iglesias del sur, pero su gestión no prospero, ya que había sido separado de sus responsabilidades en el año 1930 y le competía al nuevo Vice-Presidente citar a las iglesias para tratar estos asuntos, por lo cual esta Conferencia desconoció todo lo tratado en la anterior.  A esta Conferencia asistieron las mismas iglesias que a Río Bueno, más las que no había ido en aquella ocasión, por lo tanto la asistencia era muy buena.  Al tratar el tema del sucesor del Pastor Presidente, cuenta el pastor Cisterna que la Conferencia propuso a pastor Fajardo como presidente, pero los pastores Pedro Huenumán, Tristán Marchant y Manuel Rivera lo propusieron a él y el acuerdo era que el que saliera como mayoría sería el Presidente y la segunda mayoría el Vice-Presidente, al momento de la elección los que estaban de acuerdo con el pastor Cisterna que se pongan de pie, el pastor Cisterna no se explica, pero dice que casi todos se pusieron de pie, por lo tanto fue él proclamado como el nuevo Presidente de la Misión y el pastor Gajardo como Vice-Presidente, a pesar de todo lo ocurrido anteriormente, dejando como secretario al recién ungido pastor Jacob Rivas.

Otros de los acuerdos tomados en esta Conferencias, fue que todos los años en los días de Semana Santa se hicieran estas Conferencias y se dejó propuesto para el próximo año el pueblo de Nehueltúe, un lugar cerca de Puerto Saavedra.  A estas Conferencias de Semana Santa de 1934, asistieron solo 6 pastores que son:  Ernesto Uribe, Dagoberto Canales, Manuel Rivera, Pedro Huenumán, Jacob Rivas y Bernardo Cisterna.  El pastor Francisco Gajardo no asistió a ninguna citación del Directorio y tampoco a esta Conferencia, por lo cual se tomó el acuerdo de reorganizar el Directorio, quedando de la siguiente manera:  Presidente, Pastor Bernardo Cisterna Carrasco;  Vice-Presidente Pastor Ernesto Uribe y Viguera y Secretario Pastor Jacob Rivas.

Así tenemos que a poco más de un año y medio de la muerte del pastor Carlos del Campo ya habían dos grupos que se habían separado de esta Iglesia, pero el pastor Gajardo y su grupo se siguió considerando como la verdadera Iglesia del Señor por varios años, hasta que en 1939 las iglesias del norte obtuvieron Personería Jurídica Nº2435 bajo el nombre legal de Misión de la Iglesia del Señor, liderada por el Pastor Bernardo Cisterna, entonces fue enviada una Comisión al Sur, específicamente a Río Bueno a notificar al pastor Gajardo y a todas las iglesias que estaban bajo su liderazgo que ya no podrá seguir usando el nombre de la Iglesia del Señor Apostólica, que hasta el día de hoy es una de las separaciones importantes que ha tenido la Misión  de la Iglesia del Señor.  Pitrufquén no siendo una cuidad tan grande, llegó a tener dos iglesias llamadas en forma popular la de Arriba y la de Abajo, esto ocurrió a raíz de los acontecimientos en la casa del hermano Geisse.   Esta Iglesia que estaba en la casa del hermano Geisse siguió con el pastor Gajardo, llamada la de Arriba y la de Abajo se compro un sitio y funcionó con los que apoyaban al pastor Carlos del Campo, quedando más tarde a cargo del Pastor Cisterna.

 

 

 

 

CAPITULO DECIMO SEGUNDO

LAS PRIMERAS CONFERENCIAS ADMINISTRATIVAS

 

 

Debemos recordar que en el principio la Iglesia del Señor tenia un muy sencillo sistema de gobierno, y el fundador pastor Carlos del Campo, había elegido a doce hermanos como Apóstoles y a otros 7 como Diáconos, el pastor Cisterna en sus memorias a los hermanos Juan del Campo y Rosalindo Urbina como integrantes del Primer Directorio, sin embargo estos no aparecen liderando la Iglesia, ni tampoco teniendo una actuación de importancia en la administración ni extensión de la Obra, porque no tenían jerarquía sobre la iglesia.

El pastor del Campo tampoco se consideraba Presidente, sino uno más de los Doce Apóstoles, pero el crecimiento de la Obra necesito una fiscalización y administración de parte del Pastor del Campo y es de allí génesis de los problemas que tuvo con los hermanos Geisse y Gajardo.

 Si bien es cierto que las congregaciones funcionaban con el sistema presbiteriano, es decir con Juntas de Ancianos, el conjunto de iglesias no estaban organizadas con una Junta Administrativa.

Las primeras reuniones que se hicieron de este tipo, eran solo instancias para compartir experiencias espirituales, recibir consejería y exhortaciones del pastor Del Campo, pero no había un directorio organizado.  Sin embargo, debemos suponer que al correr el tiempo, como el crecimiento de la Obra exigía un mayor control, el pastor Del Campo comenzó a crear sectores geográficos de administración, con el fin de que hubiera cabezas visibles para adoctrinar a los nuevos convertidos y organizar las nuevas iglesias y ya se comienza a nombrar al fundador como Presidente.

Luego el Presidente necesito un colaborador de mayor importancia entre los demás pastores que estaban siendo ungido para cubrir las necesidades de la creciente iglesia, y nace el nombramiento de Vice-Presidente, con el que aparece el pastor Gajardo, el que luego de su separación, es reemplazado por el pastor Bernardo Cisterna.

Así llegamos a la Primera Conferencia Oficial, realizada el 8 de Diciembre de 1933, en la cuidad de Pitrufquén, a siete meses de la muerte del Pastor Presidente Carlos del Campo, ya que la anterior convocatoria hecha por el Pastor Gajardo no tenia validez porque quien citaba ya no tenía cargo en la Misión.

Además de la Elección del pastor Bernardo Cisterna Carrasco como sucesor del pastor del Campo en al presidencia de la Misión, el acuerdo que hasta hoy perdura, fue de realizar las Conferencias en los días de Semana Santa.

La Segunda Conferencia se realizó en la Semana Santa de 1934, en la localidad de Nehueltúe, a la que asistieron solo 6 pastores.  La sede fue un cuarto con una superficie de 4 mts., de largo, por 3 mts., de ancho, con piso de tierra, techo de paja.  La cocina era de 2 mts., de ancho, por 3 de largo y el fuego se hacia con palos enteros en la tierra.

En esta Conferencia, el pastor Ernesto Uribe hizo presente que el pastor Carlos del Campo, el cual era suegro, cuando estaba muy grave mandó a llamar al pastor Bernardo Cisterna y le había encomendado el cuidado de la Iglesia del Señor en calidad de sucesor y lo hermoso de todo esto es que se cumplió tal como lo había dicho, además agrega que todo esto el lo comunicó en la conferencia de diciembre del año anterior, pero no se le tomó en cuenta.

El pastor Bernardo Cisterna cuenta que el Señor le entrego un sueño y lo compartió en esa Conferencias y a que tiene bastante relación con todo lo sucedido.  Además dice que fue antes del 8 de diciembre de 1933.  El sueño era lo siguiente:  Mira voy a crear una “Corte Suprema” aquí en Temuco y tu vas a ser nombrado ministro, y yo le pregunte ¿Cuándo? Y Él me contesto el jueves en la Plaza de las Delicias, y yo le pregunté ¿Dónde esta la plaza de las Delicias? Él me contesto “Esta en el Liceo”.  ¡Señor! Le dije… esa se llama Plaza Teodoro Smith, Él me contesto “No Plaza de las Delicias es llamada”.  Conté este sueño al hermano Eulogio Sánchez, Anciano de la Iglesia.  El me contesto… llame a la iglesia a las 20:00 horas, habían como 100 personas, estuvimos toda la noche orando de rodillas sin levantarnos hasta el otro día a las 08:30 de la mañana, todos los que estuvimos en la vigilia esa noche no sentimos ningún cansancio ni dolor a nuestras rodillas.  Esa noche sentimos la presencia del Señor en una forma maravillosa, de esto hay testigos que pueden confirmar lo sucedido, ellos son el Pastor Jacob Rivas, su esposa hermana Estela Sánchez y el hermano Plutarco Zúñiga.  Por esta revelación que me entrego acepte ser el Presidente de la Iglesia del Señor, asumiendo su conducción el día 8 de diciembre de 1933 en la cuidad de Pitrufquén.

Así comenzaron a realizarse años tras año las Conferencias de la Misión de la Iglesia del Señor, las que hoy tienen un carácter marcadamente administrativas.

 

 

CAPITULO DECIMO TERCERO

LOS HOMBRES DE DIOS

FRENTE A LA MISIÓN

 

 

Pastor Carlos del Campo

Condujo la Misión desde su fundación el 26 de Octubre de 1913, hasta el día de su partida el 10 de mayo de 1933.  Estuvo al frente de la Misión por 20 años.  Fue casado con la hermana Rosario Ríos y según los antecedentes que tenemos, fue padre de una hija, la hermana Sara, esposa del Pastor Ernesto Uribe Viguera.

Sus restos descansan en el Cementerio General de Santiago, en el Patio de los Disidentes uno, y comparte nicho con el pastor José Olegario Apablaza.  Actualmente, además de la primera que puso su hija Sara del Campo de Uribe, hay una Placa de Mármol con la siguiente inscripción:  “La Misión de la Iglesia del Señor a su fundador Pastor Carlos del Campo”.

Su vida y obra está en casi todo los capítulos de esta Historia de la Misión de la Iglesia del Señor.

 

Pastor Bernardo Cisterna Carrasco

 

            El pastor bernardo Cisterna, nació el 20 de Agosto de 1982, en un lugar llamado Pellahuén, perteneciente a la Quinta Subdelegación de Lumaco, Departamento de Traiguén, Provincia de Malleco.

            Sus Padres fueron José Ángel Cisterna y Juana Carrasco. Fue educado estrictamente en la Religión Católica Romana, aprendió a rezar el Rosario con Letanías y Misterios de memoria más o menos a la edad de nueve años. En su hogar se hacían tres novenas al año: La Primera la de la Cruz de Mayo; el 3 de Mayo;  la segunda , la de san Antonio el 13 de Junio y la tercera, la del Carmen el 16 de Julio, actos religiosos en los cuales se desempeñaba como secretario de sus padres.

            Cuando escuchó el Evangelio por primera vez, fue contrario a esta doctrina porque jamás había leído la Biblia, pero el 26 de Abril de 1921, tuvo la inspiración de ir a un culto que hacía en su casa el Cambiador de la Estación Ferroviaria de Los Laureles y allí tuvo la suerte de tener un Nuevo Testamento que le regaló el predicador. Al leer este Santo Libro, encontró  la preciosa Palabra que había predicado Jesucristo. Así comenzó su llamado al Evangelio. Fue bautizado el 26 de mayo de 1922 por el pastor de la Iglesia del Señor Manuel Rivera, con domicilio en Gorbea, pero él fue bautizado en Los Laureles, localidad que queda en el ramal de Freire a Cunco.

            Levantó un culto de Predicaciones en Temuco en la Población Dreves, ya que sólo existía una Iglesia del Señor en Pitrufquén y otra en Gorbea, pero el Señor le inspiro a trabajar en Temuco. En un principio se ganaron bastantes almas y el pastor Presidente Carlos del Campo lo dejó a cargo de esta Obra, hasta que en el año 1928 fue ungido Pastor de la Iglesia del Señor. En 1933 al fallecer el Pastor Carlos del Campo toma la conducción de la Misión de la Iglesia del Señor, la que presidió durante 34 años.

            Durante su mando se confeccionaron los primeros Estatutos Jurídicos, como también los primeros Reglamentos Internos. El día 13 de mayo de 1939, se legaliza esta Misión ante las autoridades de gobierno a través de la Personalidad Jurídica Nº 2435, la que se conserva hasta el día de hoy, firmada por el entonces Presidente de la República don Pedro Aguirre Cerda.

            El pastor Cisterna, según sus propias palabra trató de ordenar la Misión en cuanto a la liturgia y los sacramentos. Dice el pastor Cisterna: “Recibí del Señor crear unos Reglamentos Internos para uniformar el trabajo espiritual de los pastores porque en el tiempo de nuestro Pastor Presidente Carlos del Campo no había ningún Reglamento y los bautismos se hacían como el candidato lo solicitaba, ya sea por inmersión o aspersión, haciendo con los niños de igual manera, se bautizaban o presentaban. Yo fundamenté el bautismo por aspersión o rociado y el bautismo de los niños”.

            Durante el período del pastor Bernardo Cisterna, viajaron a establecer la Iglesia en la República de Argentina en el 1949, los pastores Aparicio Proboste Guzmán y Miguel Oliva, este último pastor de los Lagos, provincia de Valdivia.

            También durante este periodo se separó de la Misión el pastor Jacob Rivas de la Ciudad de Temuco, quién fue secretario de la Misión durante varios años. Esto sucedió en el año 1960 y formó la “Corporación de la Iglesia del Señor” (actualmente Iglesia del Señor). Este es uno de los grupos importantes que se han separado de la Misión, a pesar de esta separación, la Misión siguió creciendo con bastantes templos e iglesias a lo largo de país. Esto lo certifica el pastor dando una nómina de los templos que la Misión tenia cuando dejó la Presidencia: en Santiago dos templos, en Talcahuano uno, en Lota uno, en Coronel uno, en Lebu uno, en Chiguayante uno, en los Angeles tres, en Lautaro uno, en Teodoro Smith uno, en Hualpín uno, en san José de la Mariquina uno, en Temuco uno, en Valdivia uno, en Paillaco uno, en Futrono uno, en Pumol uno, en Mahue uno, en Río bueno uno y en Puerto Montt uno. Según las memorias escritas por el pastor, todas las iglesias fueron compradas bajo la personalidad jurídica Nº 2435.

            El pastor Bernardo Cisterna fue separado de su cargo en el año 1967 y formó una nueva Misión llamada Iglesia del Señor de Nazareth, grupo que existe hasta hoy, pero que no ha logrado crecer y tiene muy poca representación a nivel nacional. El pastor Cisterna partió a la presencia de Dios en el año….

 

Pastor Antonio Vega Gutiérrez

 

            Presidió la Misión desde 1967 a 1984. El pastor Antonio vega dirigió la Misión durante 17 años como Presidente y Obispo. Su residencia y su congregación estuvieron en la ciudad de Lota. Fue un Obispo que siempre actuó en forma muy responsable y sabia, fue un muy enérgico en su forma de actuar y aplicar las doctrinas y enseñanzas de la Misión. Durante su gestión se separó del lado del pastor José Manuel Chaparro en el año 1973 de la ciudad de Curanilahue y formó la “Iglesia del Señor de Curanilahue”, esta iglesia no tuvo mayor trascendencia, existen hasta hoy algunas iglesias, pero no han logrado el crecimiento esperado. También se fue de la Misión el pastor Roberto Lorca de Lago Ranco en el mes de Abril del año 1982, más tarde formó la Iglesia  del Señor Misionera, también existe hasta hoy  pero no han tenido mayor trascendencia a nivel nacional.

            En este periodo se organizaron las mujeres a nivel nacional, creándose Dorcas Unidas de la Misión de la Iglesia del Señor.

            El Obispo Antonio Vega estuvo al frente de la Misión hasta el último día de su vida y sufrió una prolongada enfermedad partiendo a la presencia del Señor en el Año 1984.

 

Pastor Juan Bautista Carrasco

 

            Presidió la Misión desde 1984 a 1987. Asume la presidencia de la Misión al fallecer el Obispo Vega. Los primero años lo hizo como Presidente y desde 1986 a 1989 como Obispo Vitalicio de la Misión. Su residencia y congregación estuvieron en Los Ángeles, donde se le recuerda con mucho cariño y afecto en toda la zona. Para los angelinos era común ver al Obispo Peña visitando a su grey en diferentes medios de transportes, a veces a pie, otras a caballo y frecuentemente en su bicicleta. El cargo de Obispo lo desempeño hasta el día que el Señor lo retiró de este mundo, partiendo a su presencia el 21 de Agosto de 1987.

 

Pastor Oscar Díaz Flores

 

            Presidió la Misión desde el año 1987 a 1989. Fue reconocido en la Misión de la Iglesia del Señor como Apóstol por su trabajo y trayectoria. Fundó varios templos en diferentes lugares, Panguipulli, Puerto Fuy, El Roble, Mehuín, San José de la Mariquina, Punahue, Choshuenco, Lago Neltume Alto, Curarrehue, Punta Riel entre otros. Salieron de su ministerio siete pastores y varios locales. Partió a los brazos del Señor con más de 90 años de edad y 65 años como pastor de la Misión. Hasta hoy es el varón de Dios que más años ha ejercido como Pastor en nuestra Misión.

 

 

Pastor Alonso Márquez Moraga

 

Presidió la Misión desde el año 1989 a 1994, por un periodo de cinco años. Durante su presidencia se hicieron los primeros Congresos de Pastores para fijar la línea litúrgica y doctrinal de la Misión y se iniciaron algunas reformas a los Estatutos Jurídicos. Además el día 18 de Septiembre de 1992 se creó la Institución “Coros Unidos de la Misión de la Iglesia del Señor- Chile (CUMISCH), que agrupa a todos los coros y estudiantinas a nivel nacional. Su ministerio pastoral lo ha desarrollado mayormente en la Isla de Chiloé, donde ha levantado varias obras. De su ministerio han salido varios pastores, ha fundado iglesias en Castro, Chadmo, Molusco, Quellón, Huelpún, Isla de Quilin, Puerto Montt y Calbuco entre otras.

 

 

Pastor José Sandoval Gutiérrez

           

            Presidió la Misión desde 1994. Fue el último pastor que ocupó el Cargo de Presidente y Obispo de la Misión Simultáneamente. Como pastor su ministerio lo ejerció principalmente en la ciudad de Temuco y sus alrededores, levantando obras en diferentes lugares y pueblos cercanos a Temuco. Entró con el Evangelio a comunidades indígenas donde fue muy querido y respetado. Se pueden mencionar algunas de éstas obras por ejemplo: Ineicúe, Pumalal, Trai-Traen, Malalhue, Pitrufquén, Nueva Imperial, y el templo de Turingia en Temuco del cual era pastor gobernante. Como Obispo de la Misión recorrió el país alentando a los pastores a seguir trabajando en la Obra del Señor. Aún se le recuerda por su humildad, paciencia y amoroso trato.

            El Obispo Sandoval fue un hombre de que durante su presidencia impulsó a la Misión a volver a la senda antigua, o sea fundamentado en la Palabra que es la doctrina del Espíritu Santo.

            Ocupó el cargo durante cuatro años hasta que fue llevado a la presencia del Señor. Nacido en Río Bueno el 24 de Noviembre de 1929, y fallecido el 24 de Septiembre de 1998.

 

Pastor Abdón Zambrano Arriagada

 

            Presidió la Misión desde Octubre de 1998 hasta Abril de 1999. Asume la presidencia después del fallecimiento del Obispo Sandoval, ya que el era Vice-Presidente de la Misión. En el Octavo Congreso Nacional de Pastores y Guías de Obra realizado en la ciudad de Valdivia los días 24 y 25 de Octubre de 1998, se hace cargo de la Misión hasta la próxima conferencia. En este mismo Congreso se acuerda separar los cargos de Obispo y Presidente, por lo cual el pastor Zambrano asume sólo como presidente y al Consejo Nacional le corresponde la responsabilidad de elegir al Obispo de nuestra Misión, que asumirá el cargo durante 9 años, con reelección por un periodo de 3 años más, pudiendo completar 12 años en el cargo.

            Tres pastores fueron los candidatos al Obispado: Alonso Márquez Moraga, Osvaldo Igor Catalán, y Héctor Luna Contreras, en una votación secreta obtuvo la primera mayoría el pastor Héctor Luna Contreras de la ciudad de Santiago, el que fue confirmado en la Conferencia de San José de la Mariquina.

 

Pastor Alonso Márquez Moraga (Segundo Periodo)

 

            Elegido en la Conferencia de San José de la Mariquina por el periodo de 1991 al 2002.

            Según acuerdo tomado en el Congreso de Valdivia, corresponde cambio de directorio o del Consejo Nacional y confirmar al Obispo dando cumplimiento a la reforma de los Estatutos Jurídicos. En esta conferencia el pastor Márquez nuevamente es alzado como Presidente  de la Misión por un periodo de 3 años.

            Durante este periodo se introdujeron importantes reformas a los Estatutos Jurídicos. Para ser dirigente de la Misión hay que tener 10 o más años como pastor en ejercicio. Otra reforma es que los futuros pastores no pueden tener más de 45 años al momento de su ungimiento.

 

Pastor Francisco Fuentealba Fuentes

 

            Presidió la Misión desde 2002 al 2005.

            El Pastor Fuentealba asume la presidencia de la Misión en la conferencia celebrada en Osorno en Abril de 2002, entrando en vigencia plenamente los nuevos Estatutos Jurídicos, correspondiéndole a él la aplicación práctica. Uno de los acuerdos importante tomado por el Presidente, está relacionado con la tributación que deben hacer las iglesias locales a la Misión, se cambia la antigua cuota fija por el 10% de las entradas de cada iglesia. Otro acuerdo importante es que debido a la gran cantidad de hermandad que concurre a las Conferencias colapsando prácticamente la capacidad de albergue en las diferentes ciudades sedes, a contar del año 2005, las Conferencias se harán sólo con la asistencia de pastores y sus esposas, guías de obra, pastores probando y dirigentes de la institución a nivel nacional.

            La Iglesia y el domicilio del pastor Fuentealba  se encuentran en Valdivia, lugar en el cual a realizado un importante trabajo tanto en la ciudad como en pueblos cercanos. El pastor Fuentealba administra un hermoso templo y tiene un amplio circuito dentro de la provincia de Valdivia. Han nacido varios pastores de su Ministerio.

 

Pastor Reinaldo Olivos Zamora

 

            Elegido en el año 2005 en la Conferencia de Valdivia, es el actual Presidente de la Misión de la Iglesia del Señor.

            Su ministerio lo ejerce en la Población La Legua en Santiago, y el templo que administra es el más antiguo de la Misión, Leal 447 donde pastoreó nuestro fundador. El lugar sigue siendo muy peligroso para los evangélicos, ya no está el cura León Prado, pero está el Cartel de la Legua, que varias veces ha amenazado de muerte al pastor Olivos, por predicar frontalmente contra la drogadicción y el narcotráfico.

 

Obispado del Pastor Héctor Luna Contreras

 

            Tiene su domicilio y su congregación en la ciudad de Santiago, comuna de el Bosque. Asume como Obispo en plenitud en el año 1999 en la Conferencia de San José de la Mariquina. Su primer acto oficial fue elegir a cuatro consejeros que son los pastores: Arnaldo Mellado, Osvaldo Igor, Francisco Reyes y Juan Ángel Soto. Estas autoridades llamada Cuerpo de Pastores Consejeros, les corresponde toda la labpor espiritual de la Misión.

            Como primera medida han tenido que colocar el fundamento y ordenar las doctrinas que la Iglesia Misión del Señor sustenta.

            Desde el inicio de esta reseña hemos visto que varios de los siervos del Señor han dirigido esta Misión, han tratado de insertar algunas y doctrinas, pero lo han hecho de acuerdo al periodo que cada uno presidió. Recién asumiendo sus funciones el Espíritu Santo instó al Obispo a conquistar los dos extremos del país u hoy existen Obras en Iquique y en Punta Arenas. Durante este periodo es en donde más se ha trabajado en esta dirección. Se logró tener Declaración de Fé propia, además se ha dado un impulso fuerte  a los Departamentos a nivel nacional, en la preparación de nuevos pastores y líderes creando el Instituto Bíblico de la Misión (IBIMIS), también se creó un Departamento de Misiones a nivel nacional para preparar a los futuros misioneros, para cubrir algunas ciudades y pueblos de chile, donde no está presente la Misión de la Iglesia del Señor, como también en el extranjero. Otros de los logros han sido los Congresos Nacionales de Pastores y Guías de Obra, donde se tratan temas doctrinales y contingentes con mayor profundidad., La juventud también ha sido organizada a nivel nacional creándose la Institución “Jóvenes Unidos de la Misión de la Iglesia del Señor (JUMIS)”

DECLARACIÓN DE FE

 

 

01.- Creemos en solo Dios verdadero

02.- Creemos en el Señor Jesucristo

03.- Creemos en el Espíritu Santo

04.- Creemos en la Santa Biblia

05.- Creemos en las ordenanzas dadas por el Señor Jesucristo conocidas como        Sacramentos

06.- Creemos en el Bautismo del Espíritu Santo

07.- Creemos en los dones del Espíritu Santo

08.- Creemos en la culpabilidad de los hombres

09.- Creemos en la Doctrina de la Salvación por Fe

10.- Creemos en la Doctrina de la Justificación

11.- Creemos en la Doctrina de la Regeneración

12.- Creemos en la Doctrina de la Santificación

13.- Creemos en la Predicación del Evangelio

14.- Creemos en la Iglesia de Jesucristo

15.-Creemos en la Segunda Venida de Cristo

16.- Creemos en la Doctrina de la Resurrección

17.- Creemos en el Milenio

 

 

Recopilación: Pastor Nelson Muñoz Gutiérrez.

Misión de la Iglesia del Señor – Villa Francia – Santiago.

 
 
 

 

NOTICIAS

WEB MAIL DIRECTORES

NUESTRA CORPORACION